6.1. Introducción

Este capítulo está dedicado a conocer alguna de las mejoras que podemos introducir en una imagen y a la composición de varias de ellas utilizando las herramientas que El Gimp pone a nuestra disposición.

En el ámbito de las mejoras podríamos distinguir, a grandes rasgos, dos tipos. Aquellos realces efectuados sobre una imagen orientados a conseguir una mejor visualización de la misma, como por ejemplo, el control sobre el color, la nitidez o el enfoque y el trabajo cuyo objetivo es eliminar imperfecciones de la imagen, como eliminar manchas o elementos indeseables.

En ambos casos contamos con las herramientas básicas de Gimp y la combinación de varias de ellas, lo que nos ofrece un abanico tan amplio de posibilidades que permite la realización del mismo trabajo utilizando procedimientos diferentes. Será nuestro dominio de la aplicación y la experiencia quien nos ayude a elegir una opción concreta para realizar una determinada tarea.

Antes de comenzar, quizás sería conveniente conocer algunos detalles de las herramientas que nos permiten gestionar estas características de la imagen.